En este nuevo trabajo, el quinteto platense entrega otra vez un gran trabajo que contiene muy buenas canciones que van del pop elegante al rock más crítico y acido que lo emparente con momentos de Pulp.

La banda está compuesta por Juan Irio en bajo y voz, Lautaro Barceló en guitarra y voz, Gregorio Jauregui en batería y percusión, Alejo Klimavicius en guitarra y voz y Juan Baro en teclados y voz.

El nuevo trabajo abre con un pop de tonos dramáticos “Terror Blanco” que recuerda por momentos a New Order y que luego gana en emotividad con un logrado estribillo y muy buenos arreglos instrumentales. Una apertura que promete. “Pitillo” abre con la voz en falsete, mientras los teclados cargan la canción de un clima ochentoso que luego se esfuma cuando la canción adquiere aires de pop bien moderno con un pegadizo estribillo. “OK amigo” es un medio tempo con la voz en tono susurro, con una gran trabajo instrumental de toda la banda y con una poesía que recuerda los mejores momentos de Federico Moura.

En “Se por tu amor”, los teclados van generando un clima romántico con las voces en falsete, mientras la batería da su apoyo desde beats atípicos, mientras toda la banda logra en el puente y el estribillo un tono a lo Pulp, dejando otra gema pop. “Desconectado” arranca con arreglos orquestales como si se tratara de una canción de los Beach Boys en la epoca en la que Brian Wilson orquestaba todo a lo Phil Spector con Van Dyke Parks a su lado. La canción es una bonita balada, con un romanticismo muy elegante. “Lumbrera” es una balada en falsete que acentúa el tramo romántico del álbum, con una orquestación épica.

“Nueva Atlantis” es más veloz, las guitarras saturadas suenan en un segundo plano, mientras la banda con las voces a canon va mostrando su cara más rockera. La canción tienen un intermezzo climático que recuerda mucho a los primeros discos de los Pulp y que concluye con mucho reverb y acoples que evitan el toque noise con los colchones de teclados. “Duda” es una bonita pieza pop que desde los teclados recuerda los toques de buen gusto en los sintetizadores que Marcelo Moura le ponía a las canciones de Virus, cuando su hermano Federico era el cantante y que en el caso del Estrellero cuenta con la elegante participación de Laura Citarella en voz. “Mordisco” es más leve, suave, bien arreglado y con un estribillo bien pegadizo que genera momentos de power pop con guitarras y teclados. Con “Todo se te cae de las manos” que tiene una gran obertura con la guitarra y un piano que acompaña, se cierra el disco de una de las mejores bandas de la nueva escena platense. La canción tiene clima de estribillo durante toda la parte cantada y las guitarras logran un clima fervoroso y épico.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201911/407790-el-estrellero-edito-alto-miedo-un-disco-con-grandes-canciones.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *