Sol Pereyra – “Resisto”

Este EP de la cordobesa arranca con una cumbia electrónica bien juguetona y romántica que mixtura con mucha calidad la musicalidad de Córdoba y de México. Y los encargados fueron la propia Pereyra y Matías El Chávez Méndez, que regresa a la primera escena con un notable trabajo. El Chávez, uno de los productores jóvenes más interesantes de la Argentina, fue responsable de trabajos de Gustavo Cordera, No te va Gustar, Nuca, Árbol, Ciudadevitecos y mixturó como pocas la cumbia con el hip hop y la música electrónica.

En este trabajo de Pereyra, el Chávez fue el encargado de las maquinas como en el dancehall de “De aquí pa allá” y en “Desarmo”, dos canciones muy bailables que prometen sonar en el verano y seguramente ilustrar varias tiras de TV. “Metamorfosis” arranca con una trompeta y un riff y detrás una serie de máquinas que parecen retener a Pereyra en las gateras para lanzarla a un reggae electrónico cruzado con folclore latino en el que aporta estrofas Julieta Venegas. La fusión de folclore latino se da porque el Chávez aportó un cavaquinho. “Amanece” cruza el reggae con el reggaetón, pero con la presencia orgánica de bajo y guitarra y logra un buen Groove y una buena cadencia parea sonar en las noches de verano.

En “Resistencia”, el beat es de un dancehall más cumbiero y bailable, con mucho frenesí, febril. Para cerrar el disco, Sol recurrió a las dominicanas de Mula, que hacen una new wave electrónica y en “Antireversa” le arman un dub bien oscuro y centroamericano, con mucha marcha que recuerda a los trabajos solistas de Manu Chao y que también tiene futuro radiable.

Viva Marte – “Vuelve a casa”

Nuevo trabajo de este cuarteto de rock alternativo que mixtura la furia grunge con un dark más elaborado que lo acerca a los momentos más oscuros de The Cure. La primera canción “No es un amor” tiene en segundo plano a las guitarras trazando una melodía triste a la que la voz le transmite sentimientos hasta que la mitad, el shoegaze y el noise copan la escena pero siempre en un cuidado segundo plano, para no tapar el lamento desgarrador de Ariel Korkes en voz. A la banda también la integran Diego Iacono en guitarra, John Graue en batería y Joaquín Baca Paunero en bajo.

“Vuelve a casa” tiene a las guitarras ganando volumen y llevando al oyente por un océano eléctrico de furia bien oscuro y noise mucho más emparentado con Ride y My Bloody Valentine. La letra habla de un desamor posmoderno, angustiante por el abandono en la locura de una gran metrópoli. Y tal como lo dice la desesperación es asfixiante.

La banda va logrando grandes estribillos en medio de los acoples y la distorsión. “Mundo” abre con una guitarra bien Cure, pero con la voz procesada y escondida detrás cables y bafles hasta que irrumpen la batería y el bajo y cuando parece que Viva Marte va a tomar el camino del grunge, la sonoridad se mantiene dentro del dark más a lo Jesús and Mary Chain y ese es un logro del grupo, saber desconcertar al oyente.

En “Japón” el camino lleva a un blues deformado, casi cercano al country pero siempre dark, con un clima al que las letras le dan una gran mano para atrapar al público con otro buen estribillo. Las guitarras vuelven a jugar un rol preponderante y manejan el clima, hasta que el bajo y la materia le ponen la saturación dark que necesitaba, junto a los teclados.

El Álbum cierra con la canción “Nqh” que es pura velocidad, vértigo y recuerda a Teenage Fanclub con la guitarras distorsionadas sonando en un formato power pop con las voces gritando pero con un volumen bien regulado para evitar el desborde estúpido de energía.

La letra es pura desesperanza, pero por la melodía es un viaje enloquecido en moto por la ciudad, con los auriculares saturándote con Viva Marte. Debajo de muchas capas, la voz se deforma, las guitarras azotan y los teclados juguetean con los ruiditos para darle un toque deforme.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201911/412029-musica-novedades-discograficas.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *