El ex jefe del Ejército uruguayo Guido Manini Ríos reivindicó el video en el que llamó a los militares a no votar al Frente Amplio (FA) y, aunque admitió que fue “inoportuno”, dijo que las encuestadoras lo usaron para tapar sus malos pronósticos para el balotaje, en el que su fuerza, Cabildo Abierto, fue “fundamental y determinante” para el triunfo, aún no oficializado, del nacionalista Luis Lacalle Pou.

Tras el reñido e inconcluso balotaje, Marini Ríos recibió a Télam en soledad en su oficina sobre la avenida 18 de julio y la plaza Cagancha, en el centro de Montevideo.

Con sus manos cruzadas sobre la mesa y la vista clavada en sus propias manos, el general, que fue pasado a retiro por sus manifestaciones contra la política oficial de revisar las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura uruguaya, analizó el escenario tras la publicación el jueves, sobre el filo de la veda electoral, de un video donde le pidió a los militares que no voten al gobernante Frente Amplio (FA).

“En el video no se violó la veda electoral porque fue antes de que empiece y no fue un video institucional, no salió de mi partido, fue un mensaje de Whastapp a un grupo de amigos que después se fue viralizando. Nadie puede decir que lo que dice el video no es así o que incite al odio”, le dijo Manini Ríos a Télam.

Y, prosiguió: “El video obedeció a una campaña contra el personal militar, que incluyó pintadas frente a los cuarteles, visitas casa por casa al personal militar para convencerlos de que cambien su voto. Alentaron al enfrentamiento entre subalternos y personal superior, la campaña fue bastante sucia”.

Según Marini Ríos, de 60 años, con ese video quiso “alertar” al personal militar, sin embargo, “se le dio un uso inescrupuloso y en plena veda todo el oficialismo opinó dando manija para generar una situación de enfrentamiento como si se tratase de un golpe de estado”.

Numerosos analistas consultados por Télam coinciden en que el video de Manini Ríos mermó el caudal electoral del Partido Nacional, a quien las encuestas daban por ganador por una diferencia de entre 5 y 9 puntos.

El militar, que a mediados de febrero asumirá su banca de senador, desligó su responsabilidad y apuntó que “las encuestadoras están tratando de poner una excusa porque se equivocaron en sus pronósticos. El video no tuvo incidencia en el resultado”.

Asimismo, acusó al oficialismo de utilizar el video para condicionar a la coalición de cinco partidos que gobernará desde el 1° de marzo del 2020.

Pese a mostrarse reacio a reconocer que el video, al que se le sumó el viernes un editorial de una publicación editada por militares retirados, llamando a “extirpar el marxismo” de Uruguay, Manini Ríos admitió con desgana que fue “inoportuno” el momento elegido para compartir su video porque “le di un elemento al oficialismo para que lo use inescrupolosamente, capaz que si fue inoportuno, al menos de ese lado”.

Tras la viralización del video, a Manini Ríos le llovieron críticas de todos los sectores de la política uruguaya. Desde el ex presidente y senador electo Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), que calificó el video de “arenga corporativa” e “inoportuno”, al ministro de Economía, Danilo Astori, quien consideró que “su mensaje no contribuye a la democracia”, o de su sucesor al frente del Ejército, José Bayardi, quien sostuvo que “debería reconocer que la institucionalidad democrática uruguaya no pasa por estimular confrontaciones”.

Manini Ríos es una figura singular en el mapa político uruguayo, un país que desde la llegada al poder del FA apostó por el progresismo y por potenciar el laicismo, en donde las declaraciones del militar retirado suelen mezclar posiciones que flirtearon con la ultraderecha y una indisimulada veta católica.

“Dicen que soy de extrema derecha, eso hacen algunos periodistas uruguayos que escriben para medios extranjeros o diarios argentinos. Cuando se me nombra ponen extrema derecha con malicia, sin argumentos. Somos lo que no pueden controlar, por eso nos ven como un peligro”, afirmó, levantando el tono.

En otro tramo de su diálogo con Télam, Manini Ríos reconoció que su vida cambio de “imprevisto” este año.

“Nunca había pensado meterme en política hasta este año, hacer campaña podía tener idea de después de retirado apoyar a un sector político pero nunca de tirarme así por las mías, contra viento y marea, sin cobertura, sin paraguas sin recursos. Fue una patriada que surgió bastante de imprevisto”, acotó.

A pesar de haber sido durante cuatro años comandante en jefe del Ejército uruguayo y a sus reiterados derrapes verbales, que inclusive le valieron 30 días de arresto por parte del presidente Tabaré Vázquez hasta que lo cesó de su cargo -la Constitución uruguaya prohíbe a los altos mandos militares realizar declaraciones políticas-, Manini Ríos era casi desconocido para la mayoría de los uruguayos.

Luego de su destitución irrumpió con fuerza en la escena política.

En solo siete meses su partido Cabildo Abierto logró instalarse en la escena política al sorprender en la primera vuelta del 27 de octubre pasado con un 11% de los votos (logró 3 senadores y 11 diputados), caudal que le permitió negociar con fuerza su apoyo al virtual nuevo presidente de Uruguay, Lacalle Pou.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201911/412416-marini-rios-no-se-arrepiente-de-su-polemico-video-pero-lo-considero-inoportuno.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *