A las 7 de la mañana, cuando se levantó el toque de queda en Santiago, Concepción y Valparaíso, las calles desiertas revelaban los destrozos que dejaron los manifestantes que desafiaron a las Fuerzas Armadas, en una noche en la que reinó el caos, la violencia, la incertidumbre y el miedo.

El detonante inicial de esta crisis fue el aumento del pasaje de subte. Sin embargo, la suspensión de esta medida no calmó el malestar de los manifestantes quienes, no solo multiplicaron sus protestas, sino que además desafiaron abiertamente el toque de queda y el Estado de Emergencia impuestos por el gobierno.

Poco a poco el transporte público de colectivos comenzó hoy a retomar el servicio en algunas de las principales ciudades del país como Santiago y Valparaíso, aunque en menor número al habitual y en alerta por posibles nuevos actos de violencia y represión.

Las ciudades en Estado de Emergencia -Santiago, Concepción, Valparaíso, Rancagua, La Serena y Coquimbo- amanecieron con militares en las calles desiertas.

En el aeropuerto de Santiago, una gran parte de vuelos debieron ser cancelados debido a que muchos trabajadores no pudieron llegar por la falta de transporte. Cientos de turistas y chilenos estaban varados hoy a la espera de definiciones.

Sin embargo, la intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar, informó a través de su cuenta de Twitter que ya hay más de 1.000 colectivos del Transantiago en circulación y se mostró optimista de que, gradualmente, el servicio se reanudará por completo.

En tanto, desde las 9 de la mañana se reabrió el principal paso fronterizo entre Argentina y Chile, Paso Los Libertadores, que se mantuvo cerrado durante el toque de queda.

En cambio, el Metro Valparaíso, el tren que conecta toda la región metropolitana de esa región, anunció que no reiniciará el servicio y lo mismo informaron las autoridades de los servicios de colectivos y subtes de la ciudad.

A las 14, el gobierno tiene una reunión programada con representantes del Poder Judicial para analizar la situación y, a primera hora de la mañana, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y el general Javier Iturriaga, designado por Sebastián Piñera como jefe del estado de emergencia nacional, llegaron al Palacio de la Moneda para encontrarse con el mandatario.

En el comunicado que informó ayer del toque de queda, el primero desde 1987, el gobierno aseguró que “la vigencia de la norma será evaluada de forma periódica”, por lo que no está claro si se repetirá esta noche.

La escalada de violencia del día de ayer continuó a lo largo de la madrugada, pese al toque de queda y el Estado de Emergencia declarado en parte del país.

Pasada la medianoche, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, extendió el toque de queda de Santiago a las ciudades de Valparaíso y Concepción, y luego el Jefe de la Defensa Nacional designado Piñera, el general Javier Iturriaga, expandió el Estado de Emergencia a otras tres comunas: Coquimbo y La Serena, en el norte de Chile, y Rancagua, en el centro.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201910/401661-finalizo-el-toque-de-queda-y-chile-amanece-en-calma-y-parcialmente-paralizada.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *